Hazme correrme como ayer

La pasión continuaba en nuestro viaje de chicas y solo venía a mi cabeza la frase de hazme correrme como ayer. Ella se abalanzó sobre mi para darme unos ricos besos y nos entregamos a la pasión entre risas.

Yo dejé que ella hiciera lo que quiera con mi cuerpo, cuando ya me había dado cuenta nuestra parte de arriba se había ido y mis pechos estaban siendo acariciados por su lengua.

Nuestra ropa se fue del todo y nuestras manos ya hacían de la suya… había perdido el conocimiento y mi cuerpo se movía solo. Mi vagina estaba siendo tratada con mucho amor y mis gemidos salieron por arte de magia. Si magia era lo que estaba teniendo con esos dedos dentro de mi mientras rozaban mi clítoris. Que rica humedad podéis ver…

— Vídeo Borrado —

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*